LOS SECRETOS DEL LOBO Y LA LUNA

TU AMISTAD ES PERFECTA

 

AMISTAD.
NO SOY TU CONFIDENTE 
SOY TU COMPLICE.
NO SOY QUIEN TE ESCUCHA
SOY QUIEN TE ACONSEJA
NO SOY QUIEN TE REPROCHA
SOY QUIEN TE COMPRENDE
NO SOY QUIEN COMPRA Y GASTA
SOY QUIEN COMPARTE
NO SOY EL QUE TE DIVIERTE
SOY QUIEN ES FELIZ A TU LADO
NO SOY TU HERMANO
SOY QUIEN MAS TE QUIERE
NO SOY TU PAÑO DE LAGRIMAS
SOY QUIEN LLORA CONTIGO
POR QUE MI AMISTAD SOBREPASA
ESOS LIMITES.

*********
 E. 
 


 
 

 
 
 

Para que exista amistad no es necesario un lazo de sangre ni que un contrato formal sea celebrado. La amistad es un vínculo frágil en el que las partes asumen un compromiso tácito en el que el respeto y la confianza son la sutil estructura sobre la que se construye la comunicación.

Hay quienes creen que la amistad es incompatible con otras relaciones. Pero por el contrario, es posible que ésta no sea sino una sólida y enriquecedora base... ¿por qué no ser amigos de colegas, parejas, socios, maestros... y discípulos? Pensémoslo de este modo: la amistad puede tener tantas formas como la capacidad de dar lo mejor de nosotros mismos adaptándonos a las circunstancias.

Los amigos se necesitan entre sí justamente porque no se necesitan. Esta es la desinteresada paradoja que pone en evidencia la autenticidad de una amistad. La fragilidad deja traslucir una secreta fortaleza que solamente se configura cuando en perfecto equilibrio, libertad y generosidad habilitan la serena dimensión en la que los verdaderos amigos pueden descubrirse mutuamente.

  

Las velas francas de la amistad desplegadas, listas para enfrentar cualquier viento, cualquier tormenta. Así zarpamos tú y yo, amigo, por las aguas de la vida. Primero hubo tiempos de soles y de estrellas, cada uno vació su tesoro en el otro, y así supimos quiénes éramos. Pero luego la calma cedió y los vientos soplaron fuertes y hubo que poner a prueba todo lo que alguna vez habíamos puesto en palabras.  La lucha fue cruel  e impiadosa. El barco giró y ambos caímos al agua. Era difícil reconocernos en la noche entre las olas, la lluvia y los truenos.

A veces parecía que estábamos solos, pero luego nos veíamos, apenas a lo lejos. Y un débil hilo de voz llegaba del uno al otro con palabra blancas: "Resiste" "Ya pasará" "Atravesaremos esto juntos".   Pero la tormenta siguió y arrastró al barco hasta el fondo helado del océano, y nosotros, exhaustos, solo pudimos aferrarnos a un pedazo de madera para mantenernos a flote. Pero el pedazo era demasiado pequeño como para soportarnos a los dos, así que nos miramos a los ojos en ese momento y supimos que había llegado la hora de la verdad. El instante preciso en que la amistad se pone en juego.  Debajo de la lluvia, que aún caía, no hicieron falta palabras para saber exactamente lo que debíamos hacer. Emprendimos nuestro regreso a casa juntos. El pequeño trozo de madera nos hizo ver cuan grande era  nuestra amistad.  Turnados para flotar en la madera, llegamos a la costa. Uno nadaba y el otro descansaba, después cambiábamos los roles. Allí esta encerrada toda la filosofía de la amistad: cuando uno está caído su amigo lo levanta, y viceversa.

Esta  refelxion no es mia.pero te la regale en tu cumple la recuerdas?   fue este 2010,, RUCHIS...En nombre de la gran amistad que tenemos....ash ya son muchos años

la puse aqui porque es muy buena...la refelxion.. 

 

(Fernando Delgadillo)

Hoy buscas en mí un amigo
que haga un poco
porque alcances lo que anhelas,
un amigo sería yo
si te apoyara
contra todo lo demás
a un amigo tu dicha le haría feliz
aunque esta te llevara lejos
y te fueras más allá
de donde yo te habría
podido acompañar.

No me pidas ser tu amigo
porque hay cosas en mí
que este día no entiendo
por ejemplo: que no puedo ser ese
alguien que piensa en la comprensión
y ésta solo me daría tranquilidad
si a la vez tu me comprendieras,
esta tarde que me hace abrazarte fuerte
cuando me dices adiós.

Un amigo te diría
que todo marcha
mientras se muerde los labios,
y por ti, no extrañaría cada fin de año
los días que no volverás.

Un amigo dejaría
de hablar de cosas
que sabe que te harán falta
para hablarte de lo que hay más adelante
aunque yo me quede atrás.

Sé que siempre fui el contigo
que tuviste cada instante de tu vida,
alguien que lo daba todo
sin pedirte ni siquiera la verdad.

Siempre tuviste a este cómplice
que vino sin que le necesitaras
porque concebía el mundo
desde tus ojos
si ellos me querían mirar.

No me pidas ser tu amigo
cuando me dejas saber
que ya te marchas
no soy tan civilizado
para comprender
sabiendo que te vas,
para ti seré aquel
que hoy lo pierde todo
porque no supo escucharte
que para mí sólo
seré un extraño en paz
que nunca te dejó de amar.

 

 

  

Me has acompañado

en buenos y malos momentos

Me has visto feliz y triste

me has escuchado

cuando hablaba inteligentemente

y cuando decia tonterias.

Has estado junto a mi

cuando nos divertiamos

y cuando sufriamos.

Me has visto reìr y llorar

Me has comprendido

cuando yo no sabia lo que hacìa,

cuando cometìa errores....

 Gracias

por creer en mì

por apoyarme,

y por compartir

siempre nuestros pensamientos. 

tu amistad es perfecta.